Regresar
servicios promociones historia turismo galeria mapa contactos comenta
Colonia Tovar -
serv
serv
Nuestro Dialecto "El Alemán Coloniero"
El grupo de inmigrantes que llega a la Colonia Tovar en 1843 provenían de la zona de influencia del Alemannisch, por lo tanto es la lengua materna de todos los "Colonieros", Incluso un gran número de nacidos en la Colonia Tovar hasta hoy tienen como lengua primaria el Alemán Coloniero.

Debido al aislamiento en que se ve sumida la Colonia Tovar en sus primeros, casi, 100 años es normal que el idioma común del grupo de colonieros se mantenga y preserve sin mayores variaciones, sólo se incorporan modismos propios de cada pueblo de origen y comienza a reestructurarse como un dialecto único y diferenciado (conservando incluso arcaísmos y entonaciones que ya se han perdido en los núcleos originarios); pero no es sino hasta el momento de la apertura económica cuando comienzan a incorporarse los "colonierismos" palabras "alemanizadas" del castellano que enriquecen y crean la definitiva diferenciación del Alemannisch al Alemán Coloniero, no obstante la causa determinante de su preservación.

Luego de 166 años, ha sido la voluntad de un grupo humano que se niega a perder su más importante lazo con su antiguo hogar: el idioma.

Sin embargo, debido a la apertura turística y comercial, la globalización, la mezcla de la población y a una nueva movilidad de la generación joven que determina su forma de pensar por los contactos con un entorno más amplio que aquel en el cual vivieron las generaciones anteriores ha limitado el uso del Alemán Coloniero al punto de estar en serio peligro de desaparecer si no se toman medidas acertadas y a tiempo. Pese a la importancia del alemán coloniero en la cultura de sus habitantes, los factores determinantes en la disminución reciente del uso del dialecto son los siguientes: Durante la década de 1940 y hasta mediados de 1950 comienzan a llegar los primeros jefes de policía y Prefectos criollos a ejercer la autoridad en la Colonia Tovar y, debido al antigermanismo imperante producto de la segunda Guerra Mundial, su primera acción es prohibir el uso del dialecto o alemán, llegando a llevar a prisión a aquellas personas que eran encontradas hablando en dialecto. Fueron expulsados el maestro y el sacerdote alemán y muchos padres creyeron importante por la seguridad de sus hijos que éstos aprendiesen a hablar castellano; así muchas familias dejan de lado el dialecto y comienzan a usar con mayor frecuencia el castellano, aunque las personas mayores de la colonia se rehusaban a hablar una lengua distinta a la que habían aprendido de sus padres.

Luego, en la década de los ´60 y hasta principios de ´80 comienza a llegar un contingente de "investigadores" quienes determinan de manera muy irresponsable que el dialecto hablado en la Colonia Tovar es una suerte de papiamento, (llegándolo a llamar "patuá"), una mezcla de alemán y castellano que no tenía ningún valor cultural, al contrario era una forma muy corrupta del alemán que no merecía ser perpetuado.

Estas aseveraciones de "expertos" hacen que muchas personas se avergüencen de usar el Dialecto y prefieran no enseñarlo a sus descendientes. No obstante, también llegaron investigadores serios que conocían la diferencia entre el Alemannisch y el Alemán, como por ejemplo los lingüistas Emilio Mosonyi y Omar González Ñañez así como el investigador Conrad Koch, quienes hicieron esfuerzos por reivindicar el idioma y ofrecer medidas para su preservación ya que veían con preocupación la disminución de su uso. Sin embargo, fue más fuerte el "Muettersproch" y un importante número de padres continuaron enseñando el dialecto a sus hijos, preservándolo hasta hoy.

En Los últimos años se ha despertado un renovado interés en un dialecto que se encuentra a miles de kilómetros del núcleo lingüístico originario y que a pesar de que han transcurrido más de 166 años se ha mantenido casi invariable, cambiando sólo la pronunciación (ahora es más latina, de allí que se parezca mucho más al Alsaciano) y con un sinnúmero de "colonierismos" o palabras dialectizadas, prestadas de castellano, convirtiéndose la Colonia Tovar en una "Isla Lingüística" que, por estar rodeada de hispanohablantes en su totalidad, se constituye en un núcleo lingüístico alemánico único.

"El idioma no sólo significa comunicación, también simboliza identificación".

Texto por: Haidy Collin

©2009 - 2017 Colonia Tovar www.colonia-tovar.com - Todos los Derechos Reservados